domingo, 10 de mayo de 2015

Párrafo del final del Capítulo 2, Acto II de "Mi hija y la ópera"

«Todos dijimos que sí. Estaba tan acostumbrada a contestar cada pregunta que escuchaba que me sentí estúpida afirmando que yo también me quedaría a cenar en mi propia casa, ante la afable sonrisa de mi tía Laura, la inexcusable risa de mi abuelo y la execrable carcajada de mi abuela.»

No hay comentarios: