lunes, 19 de diciembre de 2016

Capítulo 22, Acto II, «Mi hija y la ópera»

Párrafo del Capítulo 22, Acto II, de Mi hija y la ópera:


«El aire húmedo de la ciudad de Cartagena nos hostigó de camino al Ford, mi padre, como siempre, caminaba deprisa y un par de pasos por delante nuestra. Marisa y yo nos resguardábamos de las frías ráfagas de viento asidas la una de la otra. Me pidió que me sentara en el asiento del copiloto, ella prefería estar detrás: «Al fin y al cabo tú eres la que usas habitualmente el coche». Percibí aquella frase en un tono que transmitía puro resentimiento. De camino a casa de mi tía, oí a Marisa sonarse la mucosidad con un pañuelo, bien podría ser de un estado transitorio por la humedad de aquella desapacible noche, o por la temporada de resfriados que todas las personas que fumamos solemos iniciar con el otoño. No osé a echar la vista atrás y averiguar cuál podría ser la causa de aquellos sorbidos nasales por miedo a encontrármela entre lágrimas y no saber cómo consolarla, máxime, cuando el principal candidato de haber inducido aquel llanto era el que conducía el automóvil y que a veces se comportaba como un cretino.»


Si quieres hacerte con la novela en formato eBook, pincha el título de esta entrada de blog.

No hay comentarios: