lunes, 15 de agosto de 2016

Capítulo 3, Acto I «Mi hija y la ópera»

Extracto del Capítulo 3, Acto I, de Mi hija y la ópera:



«La soledad, sumada a un periodo de resaca perpetua, le hacía reflexionar de manera frecuente sobre su existencia, atrapándolo en un estado de sempiterna nostalgia. La tarde de un soleado domingo de agosto de 1975, después de varias noches de ajetreo, asomado en el balcón de su casa, escuchó una melodía que pro­venía de un piso cercano. Sonaba el aria de Nessun dorma de la ópera Turandot.
   
   Sería el decaimiento producido por estar varios días sin descanso, o la tristeza que irradiaba aquella última tarde de agosto con las calles vacías de gente que apuraba sus vacaciones en otros lugares, o tal vez una lejana evocación de su madre, o el recuerdo de su solitario padre con el que apenas conversaba fuera del trabajo, o todo junto, que la melodía exaltó los más profundos sentimientos que jamás había sentido por unas notas musica­les.»




Si quieres hacerte con la novela en formato eBook, pincha el título de esta entrada de blog.

No hay comentarios: