domingo, 29 de julio de 2018

Bukowsky y "La máquina de follar"



   Después de un tiempo sin actividad voy a desempolvar este blog para comentar un libro que acabo de terminar de leer. No, no va a ser ahora un blog de reseñas literarias, conozco un sinfín de personas que ya hacen esto y lo hacen mejor que yo y no me seduce la idea de meterme en donde no me llaman.

   Aunque me encuentro en la obligación personal de hablar de este libro en concreto cuyo título es La máquina de follar, de Charles Bukowsky, y que su lectura ha sido recomendada por el gran escritor murciano Pedro Molina.

   Es una obra de 190 páginas con un título que podría resultar engañoso, porque aunque contiene en sus múltiples relatos historias de sexo es sobre todo un libro transgresor. Por un lado está el meramente gramatical, como el indebido uso de minúsculas, por ejemplo, tras los puntos. Por otro, y es el más llamativo para un lector convencional, es el de tener la capacidad de narrar la violación de una niña en medio de relatos que bien podrían tratarse de su biografía y adentrándose en la mente de “El malvado” en una narración omnisciente en tercera persona. La apología al alcohol es ciertamente patente, es raro el párrafo que no mencione una bebida alcohólica o que no narre una escena cuyos protagonistas se encuentren bajo síntomas de embriaguez. Luego está el lenguaje, y  ahí me recordó a las películas de Tarantino. Aunque, obviamente, si hay algún tipo de influencia sería, por cuestiones de antigüedad, de este segundo.

   El caso es que ha sido una lectura amena, con muchos momentos de humor. Un trabajo realizado por una incomprendida mente que a buen seguro escribiría siempre bajo los efectos del alcohol u otras sustancias. Pero deja un mensaje bien lúcido: El jodido mundo en el que vivimos. Frase que perfectamente podría haber parafraseado de Bukowsky. O de Pedro Molina, sin ir más lejos.

No hay comentarios: