jueves, 30 de abril de 2015

«Aquel momento supuso un punto de inflexión en la historia de Andrés, cayó en la cuenta de que sólo hay una oportunidad para vivir la vida, lo que quedara después sería mármol, algunas flores marchitas y una frase dedicada por quien ha sobrevivido que, vanamente, intenta resumir toda una existencia.»

Extracto del Capítulo 2, Acto I de Mi hija y la ópera.

No hay comentarios: