viernes, 15 de noviembre de 2019

Siete curiosidades de la energía solar




En el artículo de hoy me gustaría compartir algunas de las curiosidades del mundo de la energía solar. No siempre tienen que ser datos sorprendentes, pero a mí me resultaron curiosos en el momento en que los conocí. Ahí va una selección de siete:

1.      La energía fotovoltaica se descubrió en 1839 por el físico francés Alexadre-Edmond Becquerel. Aunque está claro que tuvo que pasar más de un siglo para que se obtuviera provecho a este descubrimiento.

2.      El país del mundo líder en energía solar (en cuanto a número de instalaciones) es China. A nivel europeo es Alemania. En España, la comunidad autónoma con mayor número de paneles instalados es Andalucía. Datos de 2018.

3.      En una hora el Sol produce en la Tierra tanta energía como la que utiliza el ser humano en todo un año.

4.      Los satélites enviados al espacio se abastecen de energía gracias a paneles solares. De hecho, los primeros paneles solares fueron fabricados para tal fin en los años 50.

5.      Con solo el 1% de la superficie de los desiertos podría abastecerse de energía a todo el planeta únicamente con paneles solares.

6.      Cada metro cuadrado del planeta recibe 1.366 W de radiación directa del sol.

7.      Las células fotovoltaicas pueden producir electricidad incluso un día nublado o lluvioso. Por esta misma razón los dermatólogos aconsejan echarse protector solar incluso en días nubosos.

En definitiva, la energía solar está desde hace mucho tiempo, en verdad, desde hace 4.500 millones de años, ya que todo, absolutamente toda la energía que se usa en la Tierra ha sido producida directa o indirectamente por el Sol. Pero solo en las últimas décadas ha sido el ser humano capaz de sacar un verdadero provecho. Esperemos que siga siendo así y que sustituya definitivamente a las contaminantes.

Gracias por leerme, sigan con sus cosas.

Fuentes: Integralshipping.com, licanal.com, cerogradossur.es, eufon.com, ingrap-online.com.

Imagen: Solar Energy Analysis.

martes, 8 de octubre de 2019

La luz de la felicidad y la concienciación


Ayer estuve conversando con la gerencia de una importante empresa de energía que quiere abordar el fascinante mundo de las energías renovables. Sabedores de la demanda que poco a poco va requiriendo el mercado solicitaron mi presencia para tantear en qué aspectos y a qué nivel podría colaborar yo con su empresa (lo que ha sido un halago para mí).
No es la conversación que mantuvimos, obviamente, el asunto a tratar en esta especie de artículo-reflexión personal que realizo en «voz alta», sino de los distintos porqués por lo que soy feliz en este sector de las renovables y más concretamente de la energía solar.
Al finalizar la entrevista les dije a estos amigos, que finalmente no sé si acabarán como colaboradores o competencia, que gracias al mundo de la energía solar me había realizado como profesional porque:

1.      Estoy contento de ofrecer a los clientes la oportunidad de sacar provecho (o sea, dinero) mediante el ahorro de luz eléctrica que produce la instalación de paneles fotovoltaicos.

2.  Satisfecho también de contribuir a que estos clientes reduzcan la huella de carbono (luz eléctrica que no se gasta, carbón o petróleo que no se quema para generar esa energía), y por tanto de comenzar a «limpiar» el planeta.

3.    Y en un ámbito más amplio, en poner mi granito de arena a que este mundo sea un poco más habitable para las futuras generaciones. Otra cosa es que se consiga.

No es baladí este último punto porque no todos los que apoyamos las causas medioambientales tenemos, por suerte, el peso mediático de Greta Thunberg (la joven activista sueca), ni falta que hace porque nuestro discurso seguramente no sería tan contundente. Por cierto, una parroquia luterana está considerando a esta adolescente como la Sucesora de Jesucristo, y no me extraña, porque más de uno está comenzando a crucificarla. Bromas aparte, no es que yo quiera meterme ahora en asuntos políticos, pero sí que hay que rendirse a la evidencia: la energía solar tendrá muchos «peros», pero es una importante solución medioambiental y muy rentable para el cliente, punto.

Así que, feliz por seguir creciendo en este mundo y termino con esa frase que se le atribuye a Confucio: «Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida».

Gracias por leerme, sigan con sus cosas.

Foto: Greta Thunberg (Cordon Press).

miércoles, 4 de septiembre de 2019

La instalación de paneles fotovoltaicos y sus otras ventajas (que a lo mejor no sabías)




Como todo el mundo sabe, los paneles solares, especialmente los fotovoltaicos, producen corriente eléctrica a partir de la radiación solar. Lo que ya no es tan conocido por todos son las ventajas u otros usos que pueden ofrecer este tipo de instalaciones. Aquí podremos algunos ejemplos.

1.       Techado para los vehículos.
A veces, no siempre hay sitio en el tejado, cubierta o terraza de una casa, nave industrial o edificio, por lo que es  una buena solución y doblemente eficaz ya que además de producirnos energía limpia de manera gratuita obtendremos una sombra para nuestros vehículos, por un precio que no será mucho mayor al de una estructura que simplemente sirva para tal fin.

2.       Reducción de la temperatura en las habitaciones junto al tejado.
A diferencia de lo que se podría pensar, bajo los paneles hay una capa de aire cuya función es ventilar e impedir que se caliente demasiado la estructura. Esto genera que el impacto del sol no dé directamente sobre el tejado suavizando la temperatura en el interior.

3.       Sombraje para los cultivos.
Según un reciente estudio de la Universidad de Arizona (publicado el 3 de septiembre de 2019 en PV Magazine), los cultivos a la sombra de paneles solares pueden generar una producción de frutas y vegetales dos o tres veces mayor que la agricultura convencional.


Estos son algunos usos o ventajas, además de su principal función: crear energía del sol. Ni que decir tiene que el ahorro económico, la reducción de la huella de carbono, la calidad de vida que supone tener energía gratuita durante las horas diurnas, etcétera, son los principales argumentos. Pero ¿y si instalando paneles solares además de producir energía obtienes un beneficio adicional? A esto se le ha llamado siempre: «matar dos pájaros* de un tiro».

*Ningún animal ha sido maltratado en la elaboración de este artículo.

Fuentes: PV Magazine.
Foto: paneles-solares.online

jueves, 1 de agosto de 2019

¿Cuándo se podrá obtener beneficio del excedente de nuestros paneles fotovoltaicos?


Como muchos saben, el pasado 5 de abril se aprobó el Real Decreto 244/2019 por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de la energía eléctrica. Pero hasta ahora, incluso los profesionales del sector titubeamos a la hora de decir cuándo se va a llevar a la práctica. Aquí, tras consultar algunas fuentes, puedo intentar disipar algunas dudas que hay al respecto.

¿A quién va dirigido?
Va dirigido a instalaciones fotovoltaicas, tanto de industria como en hogares, con conexión a la red eléctrica. No se denomina autoconsumo fotovoltaico las instalaciones solares aisladas de la red eléctrica ni tampoco las instalaciones cuyo objetivo es la venta de energía (huertos solares).

¿Qué diferencias hay con el Balance Neto?
A diferencia del Balance Neto, donde la energía que se inyecta a la red se podrá recuperar cuando se necesite vatio a vatio, en el sistema propuesto por el Real Decreto la compensación no será vatio por vatio, sino que va a ser una compensación económica que será descontada de la factura eléctrica. ¿A qué precio? Pues dependerá de la comercializadora.

¿Hay alguna exclusión?
Sí, las instalaciones de más de 100 kW (industria), los excedentes serán inyectados en régimen de venta, no de compensación.

¿Cómo serán compensados?
Si el contrato de suministro con la comercializadora está acogido a los precios regulados de mercado (Tarifas PVPC), la compensación económica será el precio medio diario de la energía comprada en la hora en la que realicemos el vertido. En los casos contrarios deberá ser negociado entre la comercializadora y el consumidor.

¿Sobre qué precio será pagado los kilovatios vertidos?
Es probable que cada comercializadora determine con distintas ofertas el precio a pagar, aunque también existe la posibilidad de que el valor de la energía vertida sea muy cercano al precio de pool de la energía, lo que supondría que en las horas solares se pagase entre 4 y 5,5 céntimos por kWh.
Es importante aclarar que la energía excedentaria vertida en un mes no podrá compensarse al mes siguiente sino en el periodo de facturación que corresponda.  Esta medida repercute negativamente en viviendas o empresas que están desocupadas o sin actividad durante un largo periodo.

¿Hay que cambiar el contador?
En principio no, la mayoría de los contadores modernos son bidireccionales, aunque es posible que la programación del contador deba ser modificada para registrar la energía inyectada.

Y la pregunta del millón, ¿cuándo estará vigente el sistema de compensación de excedentes?
Se establece un plazo de tres meses a las comunidades autónomas para automatizar los protocolos de gestión y comunicación a la compañía eléctrica, y un plazo de 4 meses a las comercializadoras eléctricas para realizar los cambios oportunos que permitan realizar la compensación de excedentes.  Por lo que en este mes de agosto ya debería comenzar a implantarse y llevar a la práctica todo aquello que se publicó en el BOE el 6 de abril del presente 2019.
  
En definitiva, todavía no sabemos con exactitud cuándo se van a aplicar estas compensaciones pero  deben ser inminentes. O casi.

Fuentes:
Cambioenergetico.com
BOE Real Decreto 244/2019

Si quieres acceder al Real Decreto 244/2019:

Imagen: César Mejías.

lunes, 1 de julio de 2019

¿Es o no rentable una instalación de paneles solares?




Ante esa pregunta, primero vamos a centrarnos en los paneles fotovoltaicos que —a diferencia de los térmicos que sólo calientan agua— fabrican corriente eléctrica.

Hoy en día los paneles fotovoltaicos han reducido su precio en un 70%, por lo que un kilowatio hora estaría en torno a los 1.500 euros. El promedio de potencia media en un hogar español es de 4,4 kWh, por lo que equipar un tejado de paneles fotovoltaicos para proporcionar dicha potencia tendría un coste de alrededor de 6.500 €.

Con estos datos, y sin tener en cuenta la energía que podríamos inyectar a la red, y por tanto compensar, el promedio de amortización estaría en 7,5 años. Algo que de por sí es muy positivo si tenemos en cuenta que la garantía de los paneles es de 25 años.

Se estipula que la horquilla de ahorro medio en un hogar en el consumo de la luz cuando se instalan paneles solares está entre un 30 y un 35%. Porcentaje que podría ser superior a partir de ahora con la compensación de la energía inyectada y si el usuario realizara un consumo más eficiente de sus energéticos; esto es, aprovechar las horas diurnas con temporizadores en termos eléctricos, bombas, equipos de aire acondicionado… o simplemente hacer un uso de los electrodomésticos en horario solar, siempre y cuando sea posible. Ahí es cuando el ahorro podría dispararse y convertir la instalación en todo un negocio.

No sólo en ahorro de luz eléctrica están las ventajas. Una vivienda se revaloriza cuando dispone de paneles solares. Asimismo, hay ayudas como en el IBI, fondos Feder, etcétera, que pueden contribuir a que el beneficio, tras la inversión, sea algo mayor.  

En definitiva, dada la larga durabilidad de los paneles solares y de que el coste de la luz siempre es mayor, la rentabilidad está asegurada. Fuera de todo esto hay una cuestión que nunca debe pasarse por alto: el estatus. Contribuir a que el mundo sea un poco más limpio siempre es motivo de orgullo.


Páginas consultadas para elaborar este artículo:
Hogarsense y SotySolar


Imagen de Zoubi.net

miércoles, 5 de junio de 2019

Los tres factores a tener en cuenta si estás interesado en la energía solar



Los principales factores que habría que valorar a la hora de sopesar la instalación de energía solar son los siguientes:
-         Consumo eléctrico.
-         Superficie de tejado o terreno.
-         Influencia del clima.

Respecto al primero, el consumo eléctrico es un factor importante para saber si los paneles solares se van a amortizar a corto o a largo plazo. Evidentemente, si el consumo es elevado y realizado en horas diurnas el impacto de ahorro va a ser mayor que si es reducido o en horas diurnas; aunque, ojo, desde hace muy poco, se ha aprobado un Real Decreto 244/2019, 5 de abril, donde se permite inyectar la energía sobrante a la red. ¿Qué quiere decir esto? Que lo que no aprovechemos de los paneles en nuestro tejado durante el día lo compensaremos durante la noche cuando demandemos energía a la compañía eléctrica. O sea, nos encontramos en un escenario realmente interesante para apostar por la energía solar.

En cuanto a la superficie de tejado o terreno es importante saber que para sacarle el mayor rendimiento y que repercuta claramente en un ahorro esta superficie ha de ser acorde. Esto no quiere decir que para ahorrar al máximo en la factura de la luz debamos de tener un tejado inmenso, o que si es pequeño no nos vale la pena. Instalar paneles solares siempre es beneficioso aunque dispongamos de poco espacio, pero es cierto que no nos va a suponer un gran ahorro si la vivienda, o empresa, tiene un gran consumo.

El tercer factor, es quizá el más obvio, la influencia del clima. Está claro que no en todas las latitudes del mundo el sol incide del mismo modo. En España tenemos la suerte de poseer un clima bastante soleado. En el caso concreto de Murcia —lugar donde se están escribiendo estas palabras—, se superaron en el año 2018 las 3.200 horas de sol. Cuyo dato, por si se quiere contrastar, está en un enlace al final del artículo. ¿Sabemos qué ingente cantidad de energía se está desperdiciando por no haber tomado la decisión aún?

Ya hablaremos en otra ocasión de otros aspectos relevantes como el de la rentabilidad, la importancia de comparar presupuestos o de las ayudas, subvenciones, etcétera. Pero eso sólo tiene sentido si ya hemos tomado la decisión de ponerle freno al gasto de la luz y contribuir a un mundo más ecológico.

Fuente: Weather Online

En la imagen, de Mppt Solar, un dibujo ejemplo de cómo se deben orientar los paneles solares.

jueves, 2 de mayo de 2019

Reduzcamos la huella de carbono





   Si hay algo que verdaderamente me apasiona de las energías renovables —además de mi pequeño aporte hacia el medioambiente— es la gran cantidad de puertas que se abren de manera fácil, tanto en sector industrial como a nivel particular, por el gran beneficio económico que supone apostar por estas energías ya no a medio plazo, sino de carácter casi inmediato. Esto no ocurría antes, por supuesto, el abaratamiento de la tecnología, la constante subida de la luz eléctrica y las últimas medidas gubernamentales conllevan a que estemos en el mejor escenario posible para tomar la «gran decisión».

   En mi cada vez más dilatada experiencia en el mundo de la energía solar me he topado con empresarios muy concienciados con el medioambiente, puede que en parte sea por reputación de marca, pero no deja de maravillarme que hablen de contribuir a su reducción de huella de carbono para al menos poner su granito de arena a que sus nietos tengan un mundo mejor. Es un verdadero placer coincidir con este tipo de personas, especialmente en el mundo empresarial.

   Y no es baladí el asunto, porque los que ya tenemos unos cuantos años a las espaldas estamos siendo testigos de un irrefrenable cambio en el planeta cuyas consecuencias nadie puede predecir. Quizá esté en nuestra mano, la de cada uno, y no en la de los gobiernos, el poder paliar los efectos del cambio climático, reduciendo nuestra particular huella de carbono (que no solo es cosa de las empresas), para que nuestros nietos y su descendencia puedan ver la luz del sol.

   Recuerda, cada vez que pulsas un interruptor, la electricidad necesaria para encender la luz casi seguro que proviene de quemar carbón, petróleo, gas… o de una central nuclear.

   ¿Sumamos reduciendo? De ti depende.

Si quieres más información sobre la huella de carbono pincha aquí:


En la imagen una central de producción eléctrica a base de carbón.